acompany-arte

Mediación Artística en esencia

Pilar Vélez
 
 
 

 

En estas líneas expresaré que es la Mediación Artística  en estado puro. Aunque no será un texto formal, en los siguientes enlaces la explicación más extensa:  

 ¿qué es, de dónde parte el concepto?

¿Cómo se logra el crecimiento significativo, crecimiento personal, crecimiento emocional, el empoderamiento de la personas?

Planificación de una sesión de Mediación Artística.

Partiendo que el arte es beneficioso por si mismo, es catártico ayuda a sacar a la luz temas que están pendientes, que no pueden salir de otra manera. Al usar un lenguaje  el artístico que habitualmente no se utiliza las barreras internas se disuelven dejando aflorar lo que hay dentro. Cada persona lo descifrará con lo qué puede llevar en ese momento. Abrirán una ventana para seguir descubriendo, pensando que puede haber detrás de ese trabajo. La mediación acompañar en ese proceso de investigación interno a través del lenguaje artístico, consigo mismo y con su entorno. Es un acto voluntario, el participante tiene que tener la necesidad, curiosidad de querer trabajar a través del arte. Se empodera a la persona. Libera las habilidades y cualidades internas que tiene dormidas, redescubriendo muchas más durante ese proceso.

La Mediación Artística está próxima a la educación, una educación respetuosa, libre, viva que no impone que es un descubrirse a sí mismo, a sí misma. Darse cuenta que se necesita saber, buscar los mecanismos para plasmarlo. Es la persona quien decide que necesita en cada momento, buscando cómo conseguirlo. El mediador acompañará en ese proceso de búsqueda. A veces su presencia pasará casi desapercibida, otras estará más presente según las necesidades y requerimientos.